Actualidad ANESVAP
06

“Clearing the Air” es un proyecto de síntesis de conocimiento financiado por los Institutos Canadienses de Salud, que examina el debate en torno a los dispositivos de vapor a través de una síntesis y revisión de todas las pruebas científicas existentes hasta enero de 2017.

Se trata de un documento de revisión muy extenso, pero podemos resumir sus conclusiones de la siguiente manera:

-En general, hay pruebas alentadoras de que los dispositivos de vapor pueden ser al menos tan eficaces como otros sustitutivos de la nicotina como ayuda a los fumadores para abandonar el tabaco.

No existe evidencia de ningún efecto puerta de entrada, por el cual los jóvenes que experimentan con dispositivos de vapor pasarán luego, con mayor probabilidad, a consumir tabaco. La evidencia disponible es que el consumo de tabaco por los jóvenes ha estado disminuyendo, mientras que el uso de dispositivos de vapor ha estado aumentando.

La exposición al vapor de segunda mano o vapeo pasivo, es más transitoria que la exposición al humo del tabaco. Sí se ha demostrado que crea una exposición medible, pero pequeña, a la nicotina, pero no a carcinógenos como los que se encuentran en el humo del tabaco. No se espera que la exposición a niveles tan bajos de nicotina pueda entrañar algún riesgo para la salud.

El vapor de los e-cigarrillos contiene substancialmente menos tóxicos que el humo de los cigarrillos de tabaco, sin embargo, se debe investigar más por si algún carcinógeno pudiera estar presente.

En palabras de la investigadora principal Dra. Marjorie MacDonald: “Los temores de un efecto de puerta de entrada son injustificados y exagerados”. “Desde la perspectiva de la salud pública, es positivo ver a los jóvenes avanzando hacia un sustituto menos dañino del tabaco”.

En conclusión, la recomendación de los expertos sobre la regulación y legislación de los dispositivos de vapor es que debe estar basada siempre en la mejor evidencia científica disponible, con el fin de apoyar la mejora de los resultados en materia de salud pública. La política no debe ser impulsada por temores no fundados de un “efecto de puerta de entrada”, sino, más bien, estar orientada a ayudar a los fumadores de tabaco a dejar de fumar, garantizando que sólo los dispositivos más seguros estén legalmente disponibles, reduciendo así los daños tanto directos como indirectos.

 

 

 


Archivado en: ENTREVISTAS

[Leer más...]

Comparte este artículo

Comentarios

No hay comentarios todavía, sé el primero en publicar uno!

Añadir comentarios

Sólo pueden enviar comentarios los usuarios registrados.
Últimos comentarios